There she was my new best friend

Volvemos a donde partimos. Vuelvo a tener que contarle todo al viento.
Un homenaje a D. quien entre coincidencias me vio crecer desde el jardín de infantes, ella colegio de monjas, ojitos negros. Se hizo dentista y no la he vuelto a ver.
Un homenaje a M. que se fue luego de 6 años con el primer rubio que se cruzó y la cruzó. Todavía hay días que la lloro.
Un homenaje a M.J. quien me trajo a donde estoy ahora, por la que leí a Simone de Beauvoir, mi alma de luchas políticas. Sencillita, chiquita, hoy inútilmente ausente. Nunca más me volvió a contestar el teléfono.
Y un homenaje a ti, la última, la más reciente herida abierta. V. Supongo que hartas las dos la una de la otra, preferimos matarnos con la indiferencia mutuamente. Tú, maldita risueña de mi todos y mis todos. Quién si no tú.
A todas. Tan distantes todas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s