El pequeño horrible

El pequeño horrible no hace nada

Ni el amor ni la guerra

Por la noche en cuanto tiene el vientre lleno,

Sube a la cama y ronca hasta el amanecer

¡Oh señor! De nuevo esta aquí,

La noche larga y triste,

Y de nuevo él está aquí,

Mi pequeño horrible,

Y duerme

Abre una brecha en el muro y bésame la boca

El pequeño horrible es albañil y sabrá repararla.

Verso burlesco de mujer afgana.

Guardar la casa y cerrar la boca

Clara Janés

Advertisements

Pactos Solitarios- Lucrecia Maldonado

“Qué ganas de nada. […] Qué ganas de dormir durante meses, años, o para siempre, si eso fuera posible sin morir. […] Por lo pronto, qué ganas de quedarse ahí, en la penumbra del dormitorio en donde parece que nunca más va a amanecer.

“Sin poder guardar ningún tipo de compostura, Laura ha visto el inicio del derrumbe, ha sentido en su inerior un removerse de estructuras, una rotura de paredes, un sordo y apocalíptico rugido de la tierra.”

[…] Vacia como el mundo al otro día del fin del mundo.”

“Entonces es preferible y mejor que todo seguir con la cara seria, aguantando, soportando, fingiendo que no importa, que no duele, que no es nada, aunque importe, duela y sea todo lo que ocupa el pensamiento durante el tiempo que duran las clases.”

Pactos Solitarios. Lucrecia Maldonado. 2007. Alfaguara. Grupo Santillana Ecuador.