Tus huesos vacíos

Me encuentro en mis momentos más oscuros buscándote entre mis palabras y mis suspiros. Mon cheri te extraño, y no es tu cuerpo moreno y frió, ajeno, tu espalda, tu ceño fruncido tu mirada amarga y adusta. No, no extraño eso. Extraño tus palabras, tus momentos cuando te bastaba una sonrisa, un gesto para tocarme, acariciarme con un sonido, tu mano extendida buscándome, tus labios carnosos llamándome con devoción y fe. Eres como un viajero que empacó su maleta para nunca mas volver. Te diste la vuelta y te quedaste aquí al mismo tiempo, en tu sombra, tus huesos vacíos que hacen bulto en mi cama.

Advertisements

Gallardo Capitán

A veces te veo a la distancia, desde lejos y me imagino que eres el hombre que soñé un día. El gallardo capitán de siete mares que podía sostener mi barco en la tormenta más extrema, llevarme a cruzar los océanos más lejanos y mostrarme los encantos escondidos del mar. Hoy con mi barquita endeble, perdida en medio de la nada, sin islas ni playas ni estrellas, nuevamente te extraño y te imagino como cuando te quise y me quisiste.